El “Sexual Healing” de Marvin Gaye, para mí se convirtió en “Textual healing”.